Enfermedad Celíaca: los celíacos son personas que, por una predisposición genética, reaccionan a la ingestión del gluten, proteína presente en el trigo, avena, cebada y centeno.  Ingerir gluten les provoca una lesión en las vellosidades del intestino delgado que afecta la capacidad de absorber los nutrientes de los alimentos.

El niño celíaco tiene que seguir toda su vida una dieta estricta sin gluten. Los niños celíacos aprenden a distinguir su comida, a preguntar si la pueden comer antes de probarla y a rechazarla si no lo pueden saber.

Este autocontrol que van adquiriendo y que ha de ser fundamental a lo largo de su vida necesita el apoyo y la comprensión del adulto. El niño celíaco es totalmente normal, la celiaquía no tiene ninguna repercusión en el rendimiento escolar y, por tanto, la única diferencia que tiene es que ha de seguir una dieta sin gluten.

Con las indicaciones siguientes sobre el tratamiento de la alimentación del niño celíaco se pretende:

2.1.- Que los padres de los niños celíacos se sientan seguros y tranquilos de dejar a su hijo o hija en el comedor del centro escolar.
2.2.- Que los responsables de cocina sepan lo que se debe de tener en cuenta cuando haya un niño celíaco en el comedor escolar en el momento de manipular alimentos y utensilios.
2.3.- Que los responsables pedagógicos de estos centros conozcan y entiendan al niño celíaco y eviten aquellas situaciones que supongan una discriminación pasiva del alumno.
2.4.- Que la Administración acepte este protocolo de atención al niño celíaco, que implica no discriminar a los alumnos celíacos protegiéndolos y facilitándoles la normalidad que les corresponde.