El verano es la mejor temporada para ser niño. Sin embargo, como los niños son mucho más activos cuando se encuentran al aire libre, es también la temporada de mayor riesgo para lesiones. De hecho, durante los meses de verano ocurren más lesiones infantiles que durante cualquier otra época del año. Para ayudarle a constatar la seguridad de su niño, a continuación encontrará algunos consejos de los expertos en seguridad de Texas Children’s Hospital y de Greater Houston SAFE KIDS.

 

Quemaduras de sol

Los rayos de sol son muy fuertes en esta parte del planeta, incluso en los días nublados. Los niños que tienen la piel clara pueden quemarse en menos de 15 minutos. Para jugar afuera, la hora más segura para los niños es antes de las 10 am o después de las 4pm.

Enfermedad ocasionada por el calor

Durante el verano, la temperatura puede subir 20 o 30 grados entre la mañana y el medio día. Es por eso que, para evitar que los niños sufran de enfermedad por calor, es de vital importancia planear con anticipación y estar preparados para la parte más aliente del día. La enfermedad por calor incluye cansancio e insolación.

Un niño de 40 Kg. aprox. debe beber por lo menos 12 tragos de líquido antes de su actividad y otros 10-12 tragos cada 15min. durante la actividad y por una hora después de haber terminado el ejercicio.

Antes de subirse a un automóbil, abra las puertas y permita que el coche se enfríe. Los niños pueden quemarse con un asiento caliente, y especialmente con las hebillas calientes del cinturón de seguridad.

Mosquitos y mordidas de verano

Con el calor del verano, los insectos se vuelven más activos. Asegúrese de proteger diariamente a su niño, siguiendo los consejos para prevenir y tratar los mosquitos y mordidas de verano.

Use el repelente para alejar a los mosquitos, especialmente temprano por la mañana y por la tarde. Aplique el repelente a la ropa del niño y en toda la piel expuesta (no cubierta) antes de que salga al aire libre. No use el repelente cerca de los ojos o de la boca del niño.

El verano en el parque

La tarea de mantener a su hijo seguro en el parque, no es una tarea fácil. Esté siempre alerta, especialmente si hay niños mayores jugando cerca. La mayoría de las lesiones que ocurren en los juegos, pasan en los columpios, las barras, los juegos trepadores o las resbaladillas. Asegúrese de que no haya cosas peligrosas, como vídrios, piedras, palos, alrededor de las áreas de juego. Siempre tenga en mano un estuche de primeros auxilios.