De la leyenda a la tradición popular, el día de San Jordi

FROGGY” es una rana y es la mascota de los campamentos de Inglés de English Summer S.A.

“Froggy” nos explica la leyenda de SANT JORDI y la ROSA.

El caballero que enamoró a un pueblo entero, San Jordi

Siglo III, Turquía. San Jordi, un militar sumiso a las órdenes del emperador Diocleciano, se negó a llevar a cabo el edicto del emperador que ordenaba perseguir a cristianos: por ello y como castigo, fue martirizado. Venerado como mártir en gran parte del oriente del Imperio Romano, enseguida aparecieron historias fantásticas ligadas a su figura. La leyenda de San Jordi, también conocida como la del caballero y el dragón, fue de las más conocidas por toda Europa a partir del siglo IX y des de entonces es la leyenda más popular en Cataluña.

La leyenda nos sitúa en Montblanc en la Conca de Barberà (muy cerca de nuestros campamentos) donde había un dragón feroz que causaba fuertes estragos entre hombres y animales. Los habitantes estaban aterrorizados y además uno de ellos era escogido por sorteo para que se sacrificara al monstruo. Un día la escogida fue la hija del rey. A punto de ser devorada por el dragón, un galán caballero apareció para enfrentarse con el monstruo, con el que luchó y, finalmente, venció. De la sangre que desprendió el dragón se formó un gran charco del cual nació un rosal de flores rojas. De ahí que los caballeros regalen rosas a las mujeres el día de San Jordi.

La festividad de San Jordi llena las calles

Aunque así de fantasiosa se describe la tradición, en Cataluña, para quien no lo ha vivido nunca, se trata de una jornada muy festiva y popular. San Jordi es una cita casi obligada para los catalanes, se prepara con ilusión y especial estima. La celebran des de los más pequeños que recrean la leyenda, elaboran rosas artificiales o escriben cuentos para fomentar la literatura y la creatividad, hasta los más veteranos, que pasean de la mano por las calles ambientadas y enmarcadas en un día primaveral soleado.

El día señalado es el 23 de abril, el día más esperado. Los libros y las rosas son los grandes protagonistas, así como las familias, amigos y parejas que llenan las calles para vivir una de las jornadas culturales y festivas más importantes a nivel nacional. Centenares de vendedores ocupan ramblas, plazas y calles enteras listos para recibir a la riada de gente que paseará durante todo el día en busca de una rosa para ella, como símbolo de amor cortés o un libro para él, o, bien, simplemente, salir a pasear para ser partícipe de esta tradicional jornada.

Inglaterra y Cataluña comparten el mismo patrón

Des de 1995 la UNESCO declaró el 23 de abril como el Día Mundial del libro y de los Derechos de Autor. Además de coincidir con la festividad de San Jordi, es el día que murieron Shakespeare y Cervantes. Des de esta declaración, el 23 de abril se ha convertido en una fecha referente de los libros por todo el mundo. Cabe destacar que la fiesta de Sant Jordi se celebra no solo en Cataluña sino también en las diferentes delegaciones catalanas del mundo, como Madrid, Nueva York, Buenos Aires o Londres. De hecho, Inglaterra y Catalunya comparten el mismo patrón: ¡Sant Jordi es el Saint George de los ingleses!