5 ideas para regalar en San Valentín

1. Una idea realmente romántica es regalar una estrella. No puedes bajar una estrella del cielo, pero si puedes ponerle su nombre… así cuando mire al cielo y vea esa estrella sabrá que es la suya! Presentado en un bonito estuche con un certificado de propiedad, el mapa estelar para que sepas encontrar tu estrella y un precioso colgante de plata con los datos de tu estrella.

2. Nuestra segunda propuesta es económica y a la vez original; pétalos de rosa de Jabón. Por menos de 10€ estos románticos pétalos de jabón os harán disfrutar de un baño relajante y diferente.


3. Para los más clásicos un regalo que siempre funciona es regalar flores. Os recomendamos que os dejéis asesorar por vuestro/a  florista, que os recomendará la mejor combinación de flores según vuestra edad y situación sentimental.

4. ¿Qué mejor que celebrar San Valentín con una escapada en pareja o con los niños? Sin duda cualquier excusa es buena para disfrutar de un fin de semana de turismo rural en familia. Como no, os recomendamos nuestras casas de colonias situadas en Tamarit, Poblet y Prades. Infórmate de todas las actividades y posibilidades que ofrecemos para familias y parejas en la página web de Edulònia:  www.edulonia.com

5. Nuestra última propuesta es un regalo para parejas: un paraguas para dos. Esta fusión de dos paraguas es ideal para continuar caminando junto a tu pareja pero con una diferencia; no os mojaréis.

Esperamos que os hayan gustado nuestras propuestas y esperamos todas vuestras ideas y regalos para el día de San Valentín!

Historia de San Valentín

Existen varias versiones sobre el origen de la historia de San Valentín. La más popular se sitúa en la Roma del siglo III, época en la que el cristianismo era perseguido. En este periodo se prohibía el matrimonio entre los soldados ya que se creía que los hombres solteros rendían más en el campo de batalla que los hombres casados porque no estaban emocionalmente ligados a sus familias.

Es en estas circunstancias es cuando surge la figura de San Valentín, un sacerdote cristiano que ante tal injusticia decide casar a las parejas bajo el ritual cristiano a escondidas de los ojos romanos.

Valentín opta por proteger a los enamorados y auspiciar bodas secretas gran prestigio en toda la ciudad y es llamado por el emperador Claudio II para conocerle. El sacerdote aprovecha aquella visita para hacer propaganda de la religión cristiana y convencer al emperador para que siga los pasos de Jesús. Aunque en un principio Claudio II se sintió atraído por aquella religión que los mismos romanos perseguían, los soldados y el propio Gobernador de Roma le obligaron a desistir y organizaron una campaña en contra de Valentín. El emperador romano cambió de opinión y ordenó al gobernador de Roma que procesara al sacerdote.

La misión de condenar al sacerdote la tuvo que llevar acabo el lugarteniente, Asterius. Éste, cuando estuvo delante del sacerdote, se burló de la religión cristiana y quiso poner a prueba a Valentín. Le preguntó si sería capaz de devolver la vista a una de sus hijas que era ciega de nacimiento. El sacerdote aceptó y en nombre del Señor obró el milagro. El lugarteniente y toda su familia se convirtieron al cristianismo pero no pudieron librar a Valentín de su martirio. San Valentín fue ejecutado un 14 de febrero.