El curso de trimestre y año académico requieren del estudiante una gran capacidad de adaptación, especialmente durante las primeras semanas.  Es muy importante que antes del viaje los alumnos tengan mucha ilusión y ganas de aprender algo nuevo, hay que tener en cuenta que toda su vida será diferente (el colegio, la comida, el alojamiento, los amigos, los horarios, las asignaturas…).

Es muy normal que las primeras semanas sean algo difíciles con tanto cambio, pero casi sin darte cuenta, todas las nuevas piezas van encajando lentamente, te adaptas al nuevo horario, ya te sitúas en el nuevo colegio, te entregan tu horario de asignaturas y empiezas a conocer gente nueva.

Nuestros alumnos que están cursando un trimestre o año en Irlanda e Inglaterra ya han pasado este primer mes y ¡lo están haciendo genial!

Muchos años de experiencia nos han brindado la oportunidad de compartir con padres, hermanos y amigos de los participantes sus impresiones, sentimientos y sensaciones al hacer este gran viaje.  También entendemos que el proceso de adaptación se aplica a la familia, estar separados de sus hijos no es tarea fácil, pero no debemos pecar de exceso de comunicación con ellos, una vez a la semana suele ser suficiente.  Incluso no aconsejamos que los familiares viajen a ver a los estudiantes hasta pasado el primer trimestre, hay que darles una oportunidad y transmitirles la confianza de que pueden estar lejos de casa y que, encima, se les da bien.

Meritxell, quien estudia en el colegio Kent College, en Canterbury, nos ha contado que está genial con Sarah (su madre inglesa), sus nuevas amigas la ayudan con lo que pueden y que apuntarse a Hockey ha ayudado a que conozca otras chicas de la zona de Chilham.  Meritxell ha elegido hacer un trimestre, pero incluso se están planteando quedarse el año ya que las cosas van realmente bien y sus notas son excelentes.

Las primeras impresiones son muy importantes y realmente son las que marcan el rumbo de las primeras semanas fuera de casa, es muy importante que haya mucha comunicación por parte del alumno, tanto con sus padres, como con su familia de acogida como con su tutor, quienes están siempre pendiente de sus alumnos.

En el caso de Ariadna, quien está estudiando en Rockford Manor, en Irlanda, su tutor la ayudó a encontrar un lugar donde poder hacer las prácticas de trabajo que forma parte del curso de Transition Year.  Los primeros días estaba realmente preocupada porque no entendía muy bien cómo ni dónde pedir trabajo, pero entre su madre, Michel (su tutor) y nosotros, conseguimos que todo se organizase.

Ha hecho un grupito de amigas internacionales, pero se han comprometido a hablar inglés entre ellas y con la familia todo va perfecto, la cuidan mucho.  Está planteándose jugar al deporte típico irlandés, hurling, de esa manera conocerá a más chicas locales.

Apuntarse a actividades fuera del colegio siempre es una muy buena idea para ampliar amistades, conocer el entorno local y por supuesto hacer algo de deporte o alguna actividad que motive especialmente al estudiante, ya que la vida de casa-colegio puede resultar algo tediosa.  También ayuda a que el estudiante se independice y busque por su cuenta una academia, un club…todo siempre comunicándose con compañeros y profesores en inglés.

En el caso de Vega, quien está estudiando su segundo año en Rathdown, Irlanda, este año ha decidido apuntarse a clases de ballet los fines de semana y clases de tenis entre semana.  Sus compañeras de residencia y su tutora, Claire, la ayudaron a encontrar lo que necesitaba y ahora está sacando el máximo partido al curso, tanto a nivel académico como a nivel personal.

Una vez pasado este primer mes de adaptación, todo va viento en popa, los contactos con la familia son cada vez más escasos y vemos que los alumnos ya se han centrado en el rumbo que quieren seguir durante el resto del año.  Cada vez son más independientes y esto conlleva que cada vez se sientan más cómodos y puedan disfrutar completamente de la experiencia.

Aquí os dejamos las impresiones de nuestra alumna Mar, quien está estudiando 5th year en Irlanda:

¡Hola Gabriela!
La verdad es que este primer mes se me ha pasado muy rápido, entre comprar los libros, el uniforme, elegir las asignaturas, conocer a gente nueva… Y la verdad es que estoy encantada.

La familia es muy simpática, respetuosa, se come bien, y además me han ayudado mucho a instalarme este primer mes.

En la escuela mis amigos mayoritariamente son internacionales, ya que los irlandeses de aquí son un poco cerrados y la mayoría tienen dos años más que yo. Aunque la verdad es que estoy muy bien con los extranjeros, ya que hablo inglés igualmente y hay gente de todo el mundo.

Me he apuntado al equipo de voleibol, ya que me encanta el deporte y me ha abierto muchas puertas: he conocido a gente local de mi equipo que tenemos algo en común, me ayuda a estar ocupada, etc.

Ya hemos jugado nuestro primer partido en las afueras de Dublín, ya que jugamos por toda Irlanda.

Las asignaturas que he escogido me gustan, aunque hay algunas que son un poco difíciles, como Inglés, que estamos haciendo literatura y voy un poco perdida, aunque nos pasa a todos los internacionales y entonces en EFL ( English Foreign Language), que es otra asignatura, repasamos lo que hemos hecho en clase. Las notas de momento me han ido bien, como en España en general.

Los miércoles cuando terminamos clase, ya que es antes de lo común, vamos con los amigos al centro de la ciudad a pasear y hacer un poco de turismo.

Los viernes vamos andando des del colegio hacia Sutton Cross, y tomamos un café con gente irlandesa de nuestro colegio.

Resumiendo, me gusta este estilo de vida más independiente y de momento todo me va genial, no me esperaba que fuera tan bien el primer mes.

Por cierto, el móvil lo utilizo muy poco, solo por si tengo que hacer alguna llamada urgente, así que lo siento si no respondo al momento, aun así, ¡intentaré cogértelo siempre que pueda!

Muchas gracias,

Mar

dublin-landing-node-bg-final

Más información sobre nuestros cursos en: www.cursos-idiomas-extranjero.com