¿Aún tienes dudas de dónde mandar a tus hijos este verano? ¿Te preocupa que no se adapte bien? Según los expertos, un campamento de verano es la mejor opción para no aburrirse en verano. Aquí tenéis las 10 razones:

  1. Es (muy) divertido: Los campamentos de verano hace mucho que dejaron de ser aburridos. El objetivo principal de todos los campamentos hoy en día es que los niños disfruten al máximo y lleguen a casa llenos de experiencias buenas y de energía positiva.
  2. Se trata de una de las mejores formas de aprendizaje de un idioma: Si vuestra decisión es un campamento de idiomas, la inmersión lingüística es total. El aprendizaje de un idioma en un campamento de verano es la forma más fácil ya que, al convivir con gente de otro países, el uso de la lengua que estén aprendiendo es el máximo.
  3. Ganan autonomía: El hecho de que el pequeño salga de su zona de confort, esa zona en la que todo está solucionado y se siente cómodo, hace que tenga que solucionar problema por si sólo para resolver situaciones con mecanismos que no ha utilizado antes.
  4. Practican mucho ejercicio físico: Durante el verano, todos sabemos que nos estamos horas y horas en el sofá sin hacer nada, y también sabemos que no es una práctica demasiado buena. En un campamento de verano hacen mil y un ejercicios, desde futbol, básquet, hasta natación o tenis.
  5. Construcción de la personalidad: Las edades en las que se suele ir a los campamentos, entre 5 y 17 años, son las edades claves en las que nos construimos a nosotros mismos e ir de campamento les puede ayudar mucho.

campamento-niñas-actividad-rampas

  1. Educación en valores: El trabajo en equipo que se realiza en un campamento de verano hace que se aprendan valores como la autoestima, la competitividad sana, la independencia, el compañerismo o la responsabilidad.
  2. Rutina y orden también en vacaciones: Durante un campamento de verano los niños y niñas se alejan de esos horarios vacaciones que son un caos y continúan con su rutina, que ayuda al desarrollo de los hábitos de los niños.
  3. Capacidad de comunicación: Cuando se acabé el campamento y el niñ@ vuelva a casa, querrá contar todas las cosas nuevas que ha vivido. Para ello tendrá que ordenar lo hechos, seleccionar el contenido y argumentar lo que cuente. Este proceso hará que sus habilidades comunicativas crezcan.
  4. Atención personalizada: Cada niño es distinto, y en los campamentos lo saben. Por ello, cada niño recibe una atención distinta, adequada a su forma de ser y a sus necesidades.
  5. Ayuda a los papás: Un campamento de verano es un plan ideal para los niños, pero también para los padres. Pueden confiar en que sus hijos están en buenas manos en un entorno seguro y fiable, una tranquilidad que les ayudará a desconectar y  disfrutar de un tiempo solos.

Sabiendo todo esto, ¿todavía no estas convencido?

Ven a los campamentos de verano de English Summer S.A. y no dejes que pierda esta oportunidad de vivir experiencias únicas, de aprender inglés, de conocer gente nueva y de pasar un verano inolvidable.

See you this summer!

www.englishsummer.com