Me da miedo viajar solo. ¿cuántas veces hemos oído esta frase o incluso la hemos pensado? Hacer un viaje es siempre una razón para ponerse algo nervioso, tengas la edad que tengas. Cuando eres pequeño, alejarte de tu casa y de tu familia para participar en salidas escolares o campamentos de verano, es una gran aventura y puede ser especialmente difícil los primeros días. La habitación, el entorno, la comida, todo es tan diferente que cuesta un poco aclimatarse, pero una vez superado, la segunda vez es menos difícil.

Incluso cuando eres adolescente y crees que ya puedes separarte de tu familia sin problemas (¡Hasta sueñas con ello!), pensando que eres más adulto que niño, los miedos vuelven. No conocer a nadie es la razón principal: ¿voy a caer bien, sabré adaptarme bien, haré amigos?

El miedo a viajar solo es algo natural, todos lo hemos sufrido en algún momento de nuestras vidas y todos lo hemos superado.

Pero viajar es uno de los placeres más grandes que ofrece la vida, conocer países diferentes, culturas, historia y sobretodo descubrir y practicar un idioma que no es el tuyo. La satisfacción que se siente al haber podido comunicarte en otro idioma es una sensación única.

Desde English Summer S.A. ofrecemos todas estas experiencias. Para los más pequeños, un viaje fuera de casa, no muy lejos, pero donde aprendes a estar solo, sin tu familia ni tus amigos. Para los adolescentes ya ofrecemos el gran paso, volar lejos de casa, solo.

A través de nuestros cursos de idiomas en el extranjero, intentamos romper un poco con la dinámica que tenemos en nuestros campamentos para niños, fomentando que den un paso más hacia la madurez, hacia utilizar el idioma para comunicarse con adultos, con sus monitores, con sus profesores y con compañeros de distintas nacionalidades.

En el extranjero dejamos atrás el concepto de nuestros campamentos de verano: tener un monitor español que esté pendiente de ti durante todo el día, acompañándote a las clases, al comedor, a dormir… y pasamos a que los monitores son nativos, al igual que todo el personal del colegio, y mucho más independientes.

Tras más de 35 años de experiencia, creemos firmemente que este paso es necesario en algún punto, sea en la adolescencia o como adulto.  Ser responsable de tus pertenencias, de saber convivir con otros alumnos con culturas y personalidades muy distintas a la propia y sobretodo saber comunicarte con tus monitores y profesores.

Viajando solo, sin un monitor español que te ayude en todo (traduciendo lo que no entiendas, haciendo de intermediario entre tú y otros estudiantes, solucionando cualquier duda que puedas tener), aprendes lo que en algún momento de la vida vas a tener que hacer; madurar. Viajar al extranjero sin la compañía de un monitor no significa que vayas a estar desatendido, los monitores del colegio siempre están allí para ayudar en lo que necesites o en caso de alojarte en familia, tendrás tanto a los monitores del colegio como a la familia que estará pendiente de que estés bien.

En verano un monitor de English Summer S.A. acompaña durante el trayecto en avión a los alumnos (en fechas y destinos específicos) y una vez llegan al aeropuerto, los monitores nativos recogen a los alumnos para llevarles a sus respectivos colegios. Si se elige viajar en un vuelo sin monitor acompañante, siempre existe la posibilidad de volar con el servicio de azafata que ofrecen distintas compañías aéreas, en el aeropuerto siempre estarán esperando los monitores.

A partir de ese momento, empieza la experiencia y la aventura.

Viajar solo es la oportunidad de encontrarte a ti mismo y saber de lo que eres capaz de hacer, puedes estar lejos de casa, puedes hacer amigos, puedes aprender, ¡puedes pasártelo en grande!

El miedo a viajar solo siempre va a estar allí, así que enfréntate a él y ¡véncelo!

www.cusos-idiomas-extranjero.com