Son muchos los padres que se plantean qué actividades son las mejores para que sus hijos aprovechen el verano. Los campamentos se presentan como una opción perfecta ya que las experiencias que se llevan son muy gratificantes y sobretodo provechosas; aprenden a relacionarse, a convivir con los demás y comienzan a desarrollar su autonomía. Sin embargo, hoy en día hay muchos campamentos distintos para poder escoger y eso supone otro dilema: ¿Cuál es el mejor para mi hijo/a?

Silvia Álava, psicóloga infantil, habla en su libro “Queremos hijos felices”  sobre cuáles son las claves para decidir qué tipo de campamento se adapta más a las necesidades de nuestros hijos. Veamos, pues, que factores deberíamos tener en cuenta para encontrar el campamento perfecto para ellos:

1. ¿A partir de qué edad es adecuado enviar a nuestro hijo a un campamento?

No hay una edad concreta o perfecta que marque el inicio de las aventuras de un niño en los campamentos de verano, la edad siempre va a depender un poco del carácter y desarrollo emocional en el que se encuentre niño, así como sus gustos y necesidades. Sin embargo, el mundo de los campamentos se puede empezar de bien pequeño ya que los campamentos diurnos tienen una dinámica parecida a la del colegio, y por lo tanto, los niños pueden ir desde muy pequeños, a partir de los 3 años.

Cuando hablamos de campamentos residenciales, el hecho de dormir fuera de casa también lo va a marcar un poco el niño según su grado de independencia, pero en general a partir de los 7 – 8 años ya están más que preparados para afrontar la aventura.

Si lo que nos interesa es que refuerce un idioma con cursos en el extranjero, se recomienda esperar a los 12 años, así el niño será más independiente, y tendrá el nivel suficiente para poder sentirse seguro en otro país.

2. ¿Qué tipo de campamento elegimos?

Actualmente, hay una infinidad de opciones de campamentos para poder escoger el ámbito de entretenimiento que guste más. Por ejemplo, están los campamentos de idiomas, los campamentos temáticos (deportes, danza, cocina…), etc.

Para hacer una buena elección, hay que tener en cuenta las cualidades y gustos de cada niño; si el niño es muy tímido será adecuado apuntarle a uno en el que se sienta cómodo. Sin embargo, si es muy activo, será mejor inscribirle a uno con actividades deportivas. Debemos tener en cuenta que si nuestro hijo no es buen deportista, pero le gustan las manualidades, será mejor dirigirle a ese tipo de campamentos.

campamentos-actividades-tamarit Dance campamento-verano-chino-aprender

3. Si el campamento es fuera de la ciudad en la que se vive… ¿Es positivo llamarles por teléfono?

El uso del móvil por parte de los niños suele estar restringido, además siempre hay que cumplir la normativa que el propio campamento haya marcado al respecto. De esta forma, no se interrumpirá el funcionamiento previsto para las actividades de los niños. En el caso de los campamentos de English Summer S.A. hay un horario establecido para hacer llamadas durante la merienda.

4. ¿Y si nuestro hijo se niega a ir al campamento?

Irse de campamentos de verano es una experiencia diferente que saca de la rutina a los niños y de vez en cuando, les provoca cierto reparo no saber actuar en las diferentes situaciones que se les vayan a plantear. Para poder evitar esos miedos e inseguridades, es positivo que durante el año hayan realizado alguna actividad similar en granjas escuelas o convivencias. Tampoco conviene que los niños vayan obligados o que vean el campamento como un castigo.

5. ¿Los hermanos deben ir al mismo campamento?

Aunque para los padres es la mejor solución, lo más recomendable es ajustar el tipo de campamento a los gustos y necesidades de cada niño. Aunque los hermanos tengan edades similares, el hecho de ir a campamentos diferentes les ayudará a desarrollarse mejor individualmente y crear amistades con más facilidad.

campamentos-ingles - copia