¡Y llegó el fin de semana para nuestros alumnos de los Cursos de Idiomas en el Extranjero! Y, de nuevo, Jorge nos explica cómo ha sido para todos aquellos que se encuentran en Irlanda:

“¡Buenos días y feliz lunes!

¿Nos echabais ya de menos? Bueno, seguro que los pequeños os han ido manteniendo al día en todo momento, contando sus hazañas y enviando alguna que otra foto.

El viernes transcurrió como cualquier otro día de la semana. Por la mañana, clases de inglés y por la tarde actividades. En esta ocasión, consistieron en nociones básicas de kapoeira, un arte que fusiona la danza con la lucha. Sólo había que fijarse en la cara de los chicos para comprobar que en efecto, disfrutaban cada movimiento que realizaban, cada puñetazo que simulaban y cada golpe que fingían recibir. Para ponerle el broche a la actividad, los alumnos se dividieron en pequeños grupos y representaron un teatrillo en el que simulaban peleas. Uno de ellos fue grabado en video desde distintos ángulos. Queda pendiente su paso por post-producción para obtener un producto final. Este pequeño ejercicio sirvió además para desentrañar toda la actividad que hay detrás de las pantallas en el cine, demostrando que 10 segundos de película no equivalen a 10 segundos de rodaje.

6th day 2

6th day

La actividad de la noche fue sin duda una de las que más aceptación ha tenido hasta el momento. ¿Os suena el concurso televisivo de “The Cube”? Pues bien, ¡manos a la obra! Los distintos concursantes tuvieron que enfrentarse a numerosos retos, tanto mentales como físicos, de los que, al final todos salieron airosos. Una mezcla de gritos de ánimo, risas, lamentos y compañerismo flotaba en el ambiente en lo que fue, sin duda alguna, una gran noche. Y para rematarla, por si fuera poco, ¡Pizza! Después de tanta actividad, nunca está de más recargar algo de energía antes de irnos a la cama.

6th day 4

          6th day 3     6th day 5

          6th day 6     6th day 7

6th day 8

Sábado. “Por fin podemos librarnos de las clases por un par de días” pensaban muchos… pero la verdad es que, en ningún momento nadie ha dejado de aprender inglés. Realmente, es su única vía de comunicación con los demás compañeros y con los monitores, de modo que no les queda otra que seguir practicando el idioma.

En esta ocasión, las actividades que normalmente tienen cabida por la tarde tuvieron lugar por la mañana. Se realizaron juegos varios, entre los que destacaron el mítico “robar la cola” y partidillos de ping-pong, que cada vez se van profesionalizando más y más.

6th day 11

Tras la comida, los alumnos tuvieron, por primera vez en todos estos días, una gran cantidad de tiempo libre, que en realidad, ocupó toda la tarde. Durante este tiempo, muchos optaron por ir al casco de la ciudad, de modo que realmente pudieron familiarizarse con ella al disponer de más de los 45 minutos habituales. Además, coincidió que justo ese día se celebraba una congregación de moteros de toda la isla que nos ofreció un espectáculo de motores, neumáticos y buena música.

Dada la gran aceptación del acercamiento al mundo del cine, la velada del sábado se centró una vez más en el mismo. En grandes grupos, los chicos prepararon una representación que luego llevaron a cabo. ¡Y rápido a dormir! Que el día del domingo vino cargadito.

Aunque nos levantamos como cualquier otro día y desayunamos a la misma hora de siempre, para nada iba a ser éste un día más. Tras coger nuestras chaquetas y chubasqueros (la mayoría de nosotros), nos embarcamos en un viaje de dos horas y 20 minutos hacia Cork, concretamente, hacia el castillo de Blarney, donde se encuentra la auténtica roca de Blarney. Cuenta la leyenda que todos los reyes y reinas de Escocia fueron coronados sobre esa piedra, ya que traía fortuna. Los más valientes de nuestro grupo se atrevieron a desafiar las leyes de la gravedad besándola, y adquiriendo así el don de la palabra.

              6th day 14      6th day 13

6th day 15

Tras la visita a este maravilloso castillo con unas vistas realmente impresionantes, aún sobró algo de tiempo para visitar la ciudad “rebelde” de Cork, que se autoproclama capital de Irlanda frente a la verdadera capital, Dublin.

Y para acabar el día, Portugal – Francia. ¿Cómo íbamos a perdernos la final de la Eurocopa? La opinión estuvo dividida entre las dos secciones, ambas representadas en nuestro campamento. Al final, aunque a pesar de algunos, el partido finalizó. Eso sí, todos acabamos muy contentos y tomando un pequeño snack antes de irnos a dormir hasta el día siguiente.”