¿Por qué contratar a una persona que ha sido monitor?

Igual que muchas certificaciones muestran aptitudes elevadas en un ámbito concreto, ya sea en idiomas, deportivas o en otros campos, el hecho de que un candidato sea (o haya sido) monitor en un campamento de verano garantiza unas habilidades claves para el mundo laboral actual. La empresa que contrate a una persona que haya trabajado en dicho puesto, se encontrará en ella unas fortalezas más que valiosas:

  • Creatividad. Todo monitor se ha enfrentado a retos y situaciones adversas, encontrando soluciones creativas a la par de prácticas. El pragmatismo que muestran estos profesionales con soluciones rápidas, imaginativas y eficientes es uno de sus puntos más fuertes.
  • Trabajo en equipo. La organización y el trabajo en equipo es clave para llevar a cabo exitosamente las tareas didácticas y de ocio que se monitorizan diariamente. Además, es esencial entenderse perfectamente con todo el equipo para solventar los problemas que se puedan encontrar al trabajar con un grupo tan grande de niños y jóvenes.
  • Ética y valores como referencia. Los monitores son la cara visible de organizaciones que tienen como objetivo la enseñanza de conocimientos y valores de una manera lúdica a los más jóvenes. Por ello, estos profesionales actuarán siempre en base a una ética correcta, predicando ellos mismos con el ejemplo.
  • Capacidad de liderazgo y sabe ser liderado. El monitor debe ejercer de líder con sus alumnos y a la vez, saber obedecer las instrucciones de su director o compañero. En el primer caso, lidera con firmeza y con confianza, poniéndose en la piel de los pequeños. En el segundo caso, trabaja en equipo con respeto y buscando crear el mejor ambiente posible.
  • Empatía. Cada niño es un universo distinto de comprender. Es por este motivo que todo monitor debe saber mostrar su lado más empático para entender y saber actuar delante de cada alumno. Del mismo modo que los niños, en un grupo de monitores coinciden personas con diferente carácter y puntos de vista. Por lo tanto, también es necesaria la empatía con los propios compañeros para saber llegar al consenso y garantizar un buen desarrollo de las actividades.
  • Valor del esfuerzo. Un buen monitor se hace con los años y con la experiencia. La paciencia y el esfuerzo son sus mejores aliados para alcanzar el éxito.

Si eres monitor o quieres serlo, estás de enhorabuena ya que en English Summer S.A hemos abierto los plazos para inscribirse como monitor en nuestros campamentos de verano. Si estás interesado, mándanos un mail a rrhh@englishsummer.com adjuntando tu CV y nos podremos en contacto contigo. ¡No dejes pasar esta oportunidad de formar parte de nuestro staff! :)

web1