¡Buenos días por la mañana!

Ayer empezamos el día con una gran sonrisa, la que muchos niños dibujaron en sus caras al saber que íbamos a desayunar en pijama. Aun así, muchos de los niños estaban nerviosos, ya que ayer era día de examen final, en el que demostrarían todo lo aprendido durante estas dos semanas.

Tras hora y media de examen, nos esperaba en el comedor una deliciosa fideuá preparada con mucho cariño por nuestro equipo de cocina.

Como cada día a las tres, los niños volvieron a clase y se reunieron con todos los compañeros para representar las obras de teatro que han estado preparando con sus teachers estas dos últimas semanas. Pasada la hora de clase, les esperaba a los niños una tarde un poco diferente.

Para empezar bien la última tarde en el 2P, nos dirigimos todos a la piscina, juniors, seniors monitores y MPs. Se podía apreciar la motivación de los niños por pasar la última piscina del turno juntos. Los Mp’s proporcionaron merienda en la piscina para todos los niños y además se disputó la final de ajedrez (en un tablero de grandes dimensiones) del campeonato del mundo. Que intenso fue y cuantos espectadores habían!

Una vez acabamos la piscina, nos fuimos a poner ropa de deporte. Esta vez no habían rotaciones ni clubs, sinó que fue tiempo libre para que se jugaran las finales de los campeonatos del mundo de: tennis, badminton y ping-pong. Mientras tanto, los demás alumnos podían jugar contra sus monitores a cualquier deporte. Fue muy divertido! Los monitores disfrutamos mucho jugando con y contra ellos.

Una vez disputadas las finales: let’s have a shower! Nos duchamos todos y también tuvimos tiempo para recoger toda la habitación y hacer la maleta.

Por fin llegó la noche. La última noche del turno. Los monitores hicimos por bloques de habitaciones una actuación distinta y unas palabras para despedirnos. Pero vamos a ponernos un poco sentimentales.

Papás y mamás. El turno se acaba. No es un adiós, es un hasta luego. Esta frase resume el turnazo que han vivido vuestros hijos. Nos volveremos a ver. Te espero el año que viene. ¿Vamos al 17P20?. Te echaré de menos.

No os podéis llegaros a imaginar la cantidad de lágrimas que presenciamos ayer en la fiesta del Love Night. Cada lágrima que un niño/a deja caer, es un gracias. Ese gracias, es una forma de expresar la gratitud que tienen los niños por haber disfrutado de este campamento: English Summer. Ese gracias, para los monitores, es una forma de sentirnos a gusto con nuestro trabajo y esfuerzo al largo de este turno. (en el Flickr hay algunas fotos que muestran esas caritas tristes por el fin del turno)
No solo ponemos en la maleta ropa, también dejamos un gran espacio para las amistades que hemos hecho, las emociones, el inglés, las cualidades personales que tenemos que mejorar y sobre todo una gran pasión por los campamentos English Summer.

Muchas gracias por confiar en English Summer. Más de 45.000 familias de toda España nos han confiado sus hijos en los 34 años de experiencia y ustedes son una de ellas. Hasta el año que viene.

Recordad que tenéis disponibles las fotos del día en el área de clientes. Animaros a seguirnos en Twitter, Facebook e Instagram!