Ayer fue el último día entero en English Summer, fue un día muy intenso, de muchas emociones. De muchas lágrimas. De una triste alegría. No querían irse, se lo han pasado tan bien…

El día transcurrió con normalidad. Fue el último de todo. Último día de piscina, último día de clases ( y el último examen), último día de olympics, última fiesta…

La fiesta fue  muy bonita y emotiva. Los sentimientos saltaron a flor de piel y casi todo el mundo acabó llorando, por no decir todos… Nos despedimos: el turno se ha acabado.

Gracias a todos: a alumnos por ser increíbles, a monitores por  ser geniales, a los directivos por ser tan profesionales y buenas personas, y personal administrativo y de limpieza por hacer todo el trabajo que no se ve pero que sin ellos nada sería posible. ¡Ha sido un turno amazing!

Un abrazo a todos, ¡nos vemos el año que viene!